Categorías
Celebraciones Culto Noticias Parroquia

Horario habitual de verano

A partir del lunes 13 de julio se retoma el horario habitual de verano, con misas en la ermita de San Sebastián el domingo a las 12:30 horas.

Se recuerda que el aforo queda limitado a 88 personas en la parroquia y a 32 en la ermita. No podrá quedar nadie en pie durante las celebraciones.

Seguirán en vigor las normas hasta el momento:

Categorías
Celebraciones Culto Noticias Parroquia

Horario provisional desde el 21 de junio

Debido al cumplimiento de la normativa en la actual situación, desde el 21 de junio y hasta nuevo aviso los horarios son los siguientes:

En todo momento se seguirán las siguientes normas:

Categorías
Celebraciones Culto Noticias Parroquia

Horario especial durante la fase 1

Categorías
Celebraciones Culto Noticias Parroquia

Protocolo de medidas para la prevención de contagios

Categorías
Celebraciones Parroquia

Viernes Santo en la Pasión del Señor

Celebración de la Pasión

El Viernes Santo Jesús muere en la cruz. Puedes seguir la celebración de la Pasión del Señor, con el Papa Francisco, en TRECE y La 2, a las 18:00 horas. A esa misma hora, el párroco celebrará a puerta cerrada sin presencia de fieles.

Recuerda que en el momento de la comunión puedes hacer la comunión espiritual con esta oración:

Creo Jesús mío que estás real y verdaderamente en el cielo y en el Santísimo Sacramento del altar. Os amo sobre todas las cosas y deseo vivamente recibirte dentro de mi alma pero no pudiendo hacerlo ahora sacramentalmente, venid al menos espiritualmente a mi corazón. Y como si ya os hubiese recibido, os abrazo y me uno del todo a ti. Señor, no permitas que jamás me aparte de ti. Amén.

Reza el viacrucis

Cada Viernes Santo, rezamos el viacrucis acompañando a Jesús al Calvario. Lo hemos rezado juntos a las 12:30 horas a través de Instagram, pero puedes verlo de nuevo desde aquí.

Medita la Pasión del Señor

Pon una cruz en un lugar de la casa, lee la Pasión del Señor y contempla a Jesús en la cruz.

Jn 18,1-19,42:

181Después de decir esto, salió Jesús con sus discípulos al otro lado del torrente Cedrón, donde había un huerto, y entraron allí él y sus discípulos. 2Judas, el que lo iba a entregar, conocía también el sitio, porque Jesús se reunía a menudo allí con sus discípulos. 3Judas entonces, tomando una cohorte y unos guardias de los sumos sacerdotes y de los fariseos, entró allá con faroles, antorchas y armas. 4Jesús, sabiendo todo lo que venía sobre él, se adelantó y les dijo: «¿A quién buscáis?». 5Le contestaron: «A Jesús, el Nazareno». Les dijo Jesús: «Yo soy». Estaba también con ellos Judas, el que lo iba a entregar. 6Al decirles: «Yo soy», retrocedieron y cayeron a tierra. 7Les preguntó otra vez: «¿A quién buscáis?». Ellos dijeron: «A Jesús, el Nazareno». 8Jesús contestó: «Os he dicho que soy yo. Si me buscáis a mí, dejad marchar a estos». 9Y así se cumplió lo que había dicho: «No he perdido a ninguno de los que me diste». 10Entonces Simón Pedro, que llevaba una espada, la sacó e hirió al criado del sumo sacerdote, cortándole la oreja derecha. Este criado se llamaba Malco. 11Dijo entonces Jesús a Pedro: «Mete la espada en la vaina. El cáliz que me ha dado mi Padre, ¿no lo voy a beber?». 12La cohorte, el tribuno y los guardias de los judíos prendieron a Jesús, lo ataron 13y lo llevaron primero a Anás, porque era suegro de Caifás, sumo sacerdote aquel año; 14Caifás era el que había dado a los judíos este consejo: «Conviene que muera un solo hombre por el pueblo». 15Simón Pedro y otro discípulo seguían a Jesús. Este discípulo era conocido del sumo sacerdote y entró con Jesús en el palacio del sumo sacerdote, 16mientras Pedro se quedó fuera a la puerta. Salió el otro discípulo, el conocido del sumo sacerdote, habló a la portera e hizo entrar a Pedro. 17La criada portera dijo entonces a Pedro: «¿No eres tú también de los discípulos de ese hombre?». Él dijo: «No lo soy». 18Los criados y los guardias habían encendido un brasero, porque hacía frío, y se calentaban. También Pedro estaba con ellos de pie, calentándose. 19El sumo sacerdote interrogó a Jesús acerca de sus discípulos y de su doctrina. 20Jesús le contestó: «Yo he hablado abiertamente al mundo; yo he enseñado continuamente en la sinagoga y en el templo, donde se reúnen todos los judíos, y no he dicho nada a escondidas. 21¿Por qué me preguntas a mí? Pregunta a los que me han oído de qué les he hablado. Ellos saben lo que yo he dicho». 22Apenas dijo esto, uno de los guardias que estaba allí le dio una bofetada a Jesús, diciendo: «¿Así contestas al sumo sacerdote?». 23Jesús respondió: «Si he faltado al hablar, muestra en qué he faltado; pero si he hablado como se debe, ¿por qué me pegas?». 24Entonces Anás lo envió atado a Caifás, sumo sacerdote. 25Simón Pedro estaba de pie, calentándose, y le dijeron: «¿No eres tú también de sus discípulos?». Él lo negó, diciendo: «No lo soy». 26Uno de los criados del sumo sacerdote, pariente de aquel a quien Pedro le cortó la oreja, le dijo: «¿No te he visto yo en el huerto con él?». 27Pedro volvió a negar, y enseguida cantó un gallo. 28Llevaron a Jesús de casa de Caifás al pretorio. Era el amanecer, y ellos no entraron en el pretorio para no incurrir en impureza y poder así comer la Pascua. 29Salió Pilato afuera, adonde estaban ellos, y dijo: «¿Qué acusación presentáis contra este hombre?». 30Le contestaron: «Si este no fuera un malhechor, no te lo entregaríamos». 31Pilato les dijo: «Lleváoslo vosotros y juzgadlo según vuestra ley». Los judíos le dijeron: «No estamos autorizados para dar muerte a nadie». 32Y así se cumplió lo que había dicho Jesús, indicando de qué muerte iba a morir. 33Entró otra vez Pilato en el pretorio, llamó a Jesús y le dijo: «¿Eres tú el rey de los judíos?». 34Jesús le contestó: «¿Dices eso por tu cuenta o te lo han dicho otros de mí?». 35Pilato replicó: «¿Acaso soy yo judío? Tu gente y los sumos sacerdotes te han entregado a mí; ¿qué has hecho?». 36Jesús le contestó: «Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mi guardia habría luchado para que no cayera en manos de los judíos. Pero mi reino no es de aquí». 37Pilato le dijo: «Entonces, ¿tú eres rey?». Jesús le contestó: «Tú lo dices: soy rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz». 38Pilato le dijo: «Y ¿qué es la verdad?». Dicho esto, salió otra vez adonde estaban los judíos y les dijo: «Yo no encuentro en él ninguna culpa. 39Es costumbre entre vosotros que por Pascua ponga a uno en libertad. ¿Queréis que os suelte al rey de los judíos?». 40Volvieron a gritar: «A ese no, a Barrabás». El tal Barrabás era un bandido. 191Entonces Pilato tomó a Jesús y lo mandó azotar. 2Y los soldados trenzaron una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza y le echaron por encima un manto color púrpura; 3y, acercándose a él, le decían: «¡Salve, rey de los judíos!». Y le daban bofetadas. 4Pilato salió otra vez afuera y les dijo: «Mirad, os lo saco afuera para que sepáis que no encuentro en él ninguna culpa». 5Y salió Jesús afuera, llevando la corona de espinas y el manto color púrpura. Pilato les dijo: «He aquí al hombre». 6Cuando lo vieron los sumos sacerdotes y los guardias, gritaron: «¡Crucifícalo, crucifícalo!». Pilato les dijo: «Lleváoslo vosotros y crucificadlo, porque yo no encuentro culpa en él». 7Los judíos le contestaron: «Nosotros tenemos una ley, y según esa ley tiene que morir, porque se ha hecho Hijo de Dios». 8Cuando Pilato oyó estas palabras, se asustó aún más. 9Entró otra vez en el pretorio y dijo a Jesús: «¿De dónde eres tú?». Pero Jesús no le dio respuesta. 10Y Pilato le dijo: «¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo autoridad para soltarte y autoridad para crucificarte?». 11Jesús le contestó: «No tendrías ninguna autoridad sobre mí si no te la hubieran dado de lo alto. Por eso el que me ha entregado a ti tiene un pecado mayor». 12Desde este momento Pilato trataba de soltarlo, pero los judíos gritaban: «Si sueltas a ese, no eres amigo del César. Todo el que se hace rey está contra el César». 13Pilato entonces, al oír estas palabras, sacó afuera a Jesús y se sentó en el tribunal, en el sitio que llaman «el Enlosado» (en hebreo Gábbata). 14Era el día de la Preparación de la Pascua, hacia el mediodía. Y dijo Pilato a los judíos: «He aquí a vuestro rey». 15Ellos gritaron: «¡Fuera, fuera; crucifícalo!». Pilato les dijo: «¿A vuestro rey voy a crucificar?». Contestaron los sumos sacerdotes: «No tenemos más rey que al César». 16Entonces se lo entregó para que lo crucificaran. Tomaron a Jesús, 17y, cargando él mismo con la cruz, salió al sitio llamado «de la Calavera» (que en hebreo se dice Gólgota), 18donde lo crucificaron; y con él a otros dos, uno a cada lado, y en medio, Jesús. 19Y Pilato escribió un letrero y lo puso encima de la cruz; en él estaba escrito: «Jesús, el Nazareno, el rey de los judíos». 20Leyeron el letrero muchos judíos, porque estaba cerca el lugar donde crucificaron a Jesús, y estaba escrito en hebreo, latín y griego. 21Entonces los sumos sacerdotes de los judíos dijeron a Pilato: «No escribas “El rey de los judíos”, sino: “Este ha dicho: soy el rey de los judíos”». 22Pilato les contestó: «Lo escrito, escrito está». 23Los soldados, cuando crucificaron a Jesús, cogieron su ropa, haciendo cuatro partes, una para cada soldado, y apartaron la túnica. Era una túnica sin costura, tejida toda de una pieza de arriba abajo. 24Y se dijeron: «No la rasguemos, sino echémosla a suerte, a ver a quién le toca». Así se cumplió la Escritura: «Se repartieron mis ropas y echaron a suerte mi túnica». Esto hicieron los soldados. 25Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María, la de Cleofás, y María, la Magdalena. 26Jesús, al ver a su madre y junto a ella al discípulo al que amaba, dijo a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo». 27Luego, dijo al discípulo: «Ahí tienes a tu madre». Y desde aquella hora, el discípulo la recibió como algo propio. 28Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba cumplido, para que se cumpliera la Escritura, dijo: «Tengo sed». 29Había allí un jarro lleno de vinagre. Y, sujetando una esponja empapada en vinagre a una caña de hisopo, se la acercaron a la boca. 30Jesús, cuando tomó el vinagre, dijo: «Está cumplido». E, inclinando la cabeza, entregó el espíritu. 31Los judíos entonces, como era el día de la Preparación, para que no se quedaran los cuerpos en la cruz el sábado, porque aquel sábado era un día grande, pidieron a Pilato que les quebraran las piernas y que los quitaran. 32Fueron los soldados, le quebraron las piernas al primero y luego al otro que habían crucificado con él; 33pero al llegar a Jesús, viendo que ya había muerto, no le quebraron las piernas, 34sino que uno de los soldados, con la lanza, le traspasó el costado, y al punto salió sangre y agua. 35El que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero, y él sabe que dice verdad, para que también vosotros creáis. 36Esto ocurrió para que se cumpliera la Escritura: «No le quebrarán un hueso»; 37y en otro lugar la Escritura dice: «Mirarán al que traspasaron». 38Después de esto, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús aunque oculto por miedo a los judíos, pidió a Pilato que le dejara llevarse el cuerpo de Jesús. Y Pilato lo autorizó. Él fue entonces y se llevó el cuerpo. 39Llegó también Nicodemo, el que había ido a verlo de noche, y trajo unas cien libras de una mixtura de mirra y áloe. 40Tomaron el cuerpo de Jesús y lo envolvieron en los lienzos con los aromas, según se acostumbra a enterrar entre los judíos. 41Había un huerto en el sitio donde lo crucificaron, y en el huerto, un sepulcro nuevo donde nadie había sido enterrado todavía. 42Y como para los judíos era el día de la Preparación, y el sepulcro estaba cerca, pusieron allí a Jesús.

Categorías
Celebraciones Parroquia

Vive el Jueves Santo desde casa

Este Jueves Santo, ¡vívelo! Comenzamos el Triduo Pascual y celebramos la institución de la Eucaristía, la institución del Orden Sacerdotal y el mandamiento del Señor del amor fraterno.

Institución de la Eucaristía

Jesús instituyó la Eucaristía en este día. Celébralo siguiendo la Santa Misa de la Cena del Señor con el Papa Francisco a las 18:00 horas en TRECE y La 2. Nuestro párroco la celebrará a la misma hora a puerta cerrada sin presencia de fieles para unirnos como comunidad. En el momento de la comunión, haz la comunión espiritual.

Creo Jesús mío que estás real y verdaderamente en el cielo y en el Santísimo Sacramento del altar. Os amo sobre todas las cosas y deseo vivamente recibirte dentro de mi alma pero no pudiendo hacerlo ahora sacramentalmente, venid al menos espiritualmente a mi corazón. Y como si ya os hubiese recibido, os abrazo y me uno del todo a ti. Señor, no permitas que jamás me aparte de ti. Amén.

También, en la cena, se puede poner en la mesa un pan y una copa de vino, recordando la Cena del Señor. En ese momento podemos leer algún pasaje evangélico (el lavatorio de los pies –Jn 13, 1-20– o el pasaje de la Institución de la Eucaristía –Mt 26, 17-29; 1 Cor 11, 23-34 –) y rezar juntos la oración del Padre nuestro dando gracias a Dios por los regalos que este día conmemoramos: la Eucaristía, el Sacerdocio y el Amor Fraterno.

Institución del Orden Sacerdotal

Jesús instituyó el sacerdocio en este día. Reza por los sacerdotes. Puedes hacerlo, por ejemplo, con esta oración de Santa Teresa del Niño Jesús.

Oh, Jesús, que has instituido el sacerdocio para continuar en la tierra la obra divina de salvar a las almas, protege a tus sacerdotes en el refugio de tu Sagrado Corazón.
Guarda sin mancha sus manos consagradas, que a diario tocan tu Sagrado Cuerpo,y conserva puros sus labios teñidos con tu preciosa sangre.
Haz que se preserven puros sus corazones, marcados con el sello sublime del sacerdocio, y no permitas que el espíritu del mundo los contamine.
Aumenta el número de tus apóstoles, y que tu santo amor los proteja de todo peligro.
Bendice sus trabajos y fatigas, y que como fruto de su apostolado obtenga la salvación de muchas almas que sean su consuelo aquí en la tierra y su corona eterna en el cielo.
Amén.

Mandamiento del amor fraterno

Jesús nos mandó que nos amásemos todos como él nos amó. Ten un gesto caritativo, especialmente pensando en los más necesitados. Por ejemplo, puedes hacer un donativo a Cáritas.

Categorías
Celebraciones Materiales Parroquia

Vive el Domingo de Ramos en casa

El Domingo de Ramos también puedes vivirlo en casa.

Interiormente, participa de la Eucaristía a través de la televisión. A las 11, con el Papa Francisco, en TRECE y La 2. A esa hora, el párroco la celebrará a puerta cerrada sin presencia de fieles, aplicándola por el pueblo a él confiado.

Exteriormente, coloca en tu puerta, ventana o balcón una rama. También puedes conseguirla con una manualidad, como la foto que acompaña de la parroquia de Benagalbón.

¡VIVE LA SEMANA SANTA!

Categorías
Materiales

Guía para vivir en familia la Semana Santa

La Conferencia Episcopal Española ha creado, a través de su editorial Libros Litúrgicos, una guía para poder vivir la Semana Santa en familia.

Puedes descargarla pinchando aquí.

Categorías
Celebraciones Noticias Parroquia

Horarios de Semana Santa

Con la intención de unirnos como comunidad, el párroco celebrará a puerta cerrada sin presencia de fieles a la misma hora que el Santo Padre Francisco presidirá las celebraciones, ya que pueden seguirse por televisión a través de TRECE y La 2.

Los horarios serán:

  • Domingo de Ramos. 11.00 horas. Misa del Domingo de Ramos en la Pasión del Señor.
  • Jueves Santo. 18.00 horas. Misa de la Cena del Señor.
  • Viernes Santo. 18.00 horas. Celebración de la Pasión del Señor.
  • Sábado Santo. 21.00 horas. Vigilia Pascual en la Noche Santa.
  • Domingo de Resurrección. 11.00 horas. Misa del Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor.
Categorías
Culto Noticias

Vive el Viernes de Dolores desde casa

Este 3 de abril, viernes de la quinta semana de Cuaresma y conocido tradicionalmente como Viernes de Dolores, celebramos la solemnidad de la Virgen de los Dolores, Patrona de nuestro pueblo.

Este año lo viviremos en casa, pero puedes estar muy cerca de la Virgen siguiendo estas iniciativas:

  • A las 12:00 horas, desde el perfil de la parroquia en Instagram (@parroquiafrigiliana), podrás seguir en directo el rezo del Ángelus a los pies de la Virgen de los Dolores.
  • A las 20:00 horas, te invitamos a participar juntos como comunidad cristiana, por televisión, de la Santa Misa con el Papa Francisco en TRECE. El párroco estará celebrando la misa sin presencia de fieles en la parroquia a la misma hora, ofreciéndola por nuestro pueblo.
  • Durante todo el día, a través de nuestros canales de comunicación (correo electrónico o Instagram), puedes enviar tu petición a María. Esta será colocada a los pies de la Virgen.
  • Reza el Santo Rosario, contemplando los misterios dolorosos y ofreciéndolo especialmente por quienes más están sufriendo esta pandemia.
  • Medita la Palabra de Dios. El Evangelio de Juan 19, 25-27 es uno de los dos pasajes propuestos como Evangelio del día.

Saca un poco de tiempo a lo largo del día y acompaña a María en sus dolores en este último viernes de Cuaresma.